COMPLÓ AL PRESIDENTE?

Andrés Manuel López Obrador quedará en la historia de México por muchas cosas y no sólo por haber conseguido la Presidencia.

Una de las principales características del Andrés Manuel opositor era su facilidad de denunciar la intentona de diversos grupos políticos de organizarles complot, con el objetivo de no dejarlo gobernar este país.

Así en las elecciones de 2006 y 2012, López Obrador acusó a todos sus opositores de complotar en su contra, a los priistas, a los empresarios, a los sindicatos, a los trabajadores y hasta a sus propios observadores de las casillas, en su momento del PRD, de hacerle complot para no ganar la Presidencia de la República.

En ese momento, esa denuncia era muy válida por el contexto político – electoral que padecíamos y muchos creyeron que le habían hecho fraude.

Sin embargo, pensar que se le haga un complot a Andrés Manuel después de haber ganado la elección presidencial con un margen de casi el 30 por ciento de diferencia con Ricardo Anaya, es muy difícil de creer. Su triunfo fue el más contundente de las últimas décadas.

No obstante, el virtual Presidente electo no ha entendido que sus fuerzas deben de estar en construir el cambio que todos queremos y no en discursos incendiarios en contra del INE y hasta en contra de la Secretaría de Hacienda.

Si bien a los consejeros electorales se les debe de juzgar por muchos errores que cometieron durante el Proceso Electoral como las candidaturas independientes, su dependencia a los partidos políticos y muchos casos más, un futuro Presidente no debe de atacar las Instituciones de un estado que encabezará.

El fideicomiso investigado y que le ha valido una multa a Morena por 197 millones de pesos, debe de ser defendido por sus militantes, no por el futuro Presidente.

Cuando lo hace López Obrador nos pone a dudar a muchos mexicanos sobre su imparcialidad en el ejecutivo federal.

Ahora, no es válido un complot al Presidente electo, eso no existe o ¿es que esconde algo?