Encajuelado

México paraíso para los perseguidos.

Después de conocer que Elba Esther Gordillo fue exonerada, de que al ex Gobernador de Veracruz, Javier Duarte le fue rebajada la acusación de delincuencia organizada a lavado de dinero, en pocos días tendremos al líder de los mineros en México, Napoleón Gómez Urrutia.

Acusado de fraude por 55 millones de dólares pertenecientes a las víctimas de la explosión de la mina de Pasta de Conchos; Gómez Urrutia, asilado en Canadá desde 2006, se acogerá al fuero constitucional y protestará como senador de la República por Morena.

Lo único que tiene que hacer el líder minero es llegar a la Cámara de Senadores sin que nadie lo vea el miércoles 29 de agosto, a las 11 de la mañana, momento en el que se constituirá la 64 legislatura. Ya con fuero, Napoleón podrá caminar en las calles sin que nadie lo moleste.

Así es que seguramente sus compañeros, futuros senadores de Morena, ya están preparando las cajuelas de sus autos para meter a Napoleón Gómez Urrutia.