Bendito, fuero maldito.

Con la misma receta que aplicó la maestra Elba Esther Gordillo, el ahora senador Napoleón Gómez Urrutia, dio una conferencia de prensa en la que advirtió que quienes lo acusaron de fraude y lo mantuvieron en el exilio por 12 años, pagarán las consecuencias de sus abusos.

El líder minero, legislador por Morena, advirtió a sus detractores que se atengan a las consecuencias legales por haber hecho acusaciones falsas.

Gómez Urrutia dijo que ya tiene preparados a sus abogados para iniciar procedimientos contra quienes le levantaron falsos y se defendió diciendo que el presunto fraude del que se le acusa ha sido aclarado.

Acusó que en el caso de la mina Pasta de Conchos prevaleció la impunidad y los mineros jamás fueron atendidos, prueba de ello es que siguen sepultados en la mina 63 agremiados a su sindicato.

Napoleón Gómez Urrutia afirmó que aprovechará su cargo como Senador para trabajar por la justicia y la dignidad, no solo de los trabajadores sino de todos los mexicanos.

Lo cierto es que Gómez Urrutia esperó a tener fuero para poder regresar a México y dar su versión.

Cero y van dos que pueden caminar sin problema después de haber sido acusados y perseguidos ante la justicia.