Apostar, blofear y pasar sin ver…

Por Adriana Branif 

En campaña, como en el Poker, candidatos y electores se miden mutuamente. En ambos juegos es riesgoso aflojar demasiado o muy pronto. AMLO apostó todas las fichas con el tema del nuevo aeropuerto.

Por Adriana Branif 

En campaña, como en el Poker, candidatos y electores se miden mutuamente. En ambos juegos es riesgoso aflojar demasiado o muy pronto. AMLO apostó todas las fichas con el tema del nuevo aeropuerto.

La puja inicial sobre cancelar la obra con 30% de avance, le hizo ganar muchas fichas. Ya como Presidente Electo está jugando más conservador. Subir la apuesta con una mala mano varias veces, hace que el “bluffing” pierda su efecto. De un rotundo -no- pasó a la posibilidad de revisar contratos. Y de ahí, al “Check”, pasar sin ver, y darnos el turno a nosotros mediante una consulta popular.

El juego está complicado. El crupier ya repartió las cartas y controló las apuestas. AMLO lo prometió en campaña, pero el dictamen del Instituto Tecnológico de Massachusetts dice que su propuesta de habilitar con dos pistas la Base Militar de Santa Lucía es inviable y peligroso. Cancelar la construcción del aeropuerto ya empezado en el lago de Texcoco costaría 100,000 millones de pesos. El reloj hace tic tac y el actual aeropuerto ya no da para más.

El “tema del aeropuerto es un asunto complicado y heredado”, así lo dijo Andrés Manuel. Y a pesar de ello, lo tenemos que resolver los mexicanos. Así, de un plumazo, y sin ser expertos en el espacio aéreo.

¿O será que la consulta se hará de tal manera que sea inviable votar a favor de que se suspenda la obra?

Finalmente lo deseable es que se apuesten todas las fichas hacia el desarrollo de nuestro país.