#AudioColumna: De camajanes, conservadores, fifís y cosas peores

Por Adriana Braniff

La pirinola de Morena aterrizó en “toma todo”. Como dice la jerga política, “carro completo”. Los tres poderes de la Nación estarán controlados por el Ejecutivo. Pero dícese de un cuarto, la prensa, aquélla que influye en la conciencia de los pueblos y que deberá permanecer fuera de las redes del poder.

El Presidente tendrá mayoría en el Congreso. Diputados y Senadores jugarán de su lado sin ningún contrapeso. La imposición de salarios al Poder Judicial es una invasión de funciones que raspa el concepto de democracia y división de poderes. Nadie en ninguna de las dos instancias ganará más que el Presidente de la República. López Obrador ha dicho que no será el poder de los poderes, lo cual será difícil de cumplir con el escenario actual.

Sin embargo hay otro, el cuarto, la prensa, el tan necesario contrapeso al “toma todo” del Poder Ejecutivo. AMLO, desde que es Presidente Electo, ha caído en la tentación de extender sus tentáculos hasta ella. Quiso ser promotor de talentos pidiendo la recontratación de Aristegui y de Gutierrez Vivó, a quienes no les hace ningún favor si su regreso se da por orden presidencial, -“no me ayudes compadre”-.

Ahora, en su gira de agradecimiento, volvió a dar línea e impartió clases de periodismo a los reporteros que le cuestionaron sobre la noticia de que estamos en bancarrota.  Les recriminó ser poco objetivos e investigativos y criticó su “mecánica” de buscar reacciones a todas las declaraciones. En pocas palabras, les dijo qué y cómo hacer su trabajo.

El cuarto poder, el de la información libre e independiente, a decir de AMLO, está lleno de prensa fifí, camajanes, conservadores y cosas peores.

La pirinola de Andrés Manuel aterrizó el 1 de julio en “toma todo”…

…pero en la democracia “todos ponen”, hasta la prensa fifí.