Trump y sus políticas bajo la lupa electoral

Washington, 6 Nov.- Donald Trump y sus políticas enfrentarán la primera prueba de fuego real este martes cuando millones de estadunidenses acudan a las urnas para renovar parte del Congreso y los gobiernos de 36 entidades.

Aunque el nombre del mandatario no aparecerá en las boletas en las que se sufragará en los 50 estados del país más el Distrito de Columbia desde las siete de la mañana tiempo del este, los votantes no podrán substraerse a la imagen del mandatario.

Trump ha tenido un nivel protagónico por encima de cualquier otro candidato de los dos partidos gracias a su presencia diaria en las pantallas de televisión haciendo campaña a favor de candidatos republicanos al Senado y algunas gubernaturas

El mandatario ha dejado de lado los temas locales para insistir en el impacto nacional de la elección, para insistir que la derrota de su partido pondrá en riesgo lo ganado por su presidencia, traduciendo esta elección cómo un referendo de su presidencia.

Sin embargo, durante una conferencia telefónica con simpatizantes esta mañana, el mandatario buscó deslindarse de esta percepción, al atribuir a la  prensa la idea de que estas elecciones constituyan un éxamen público de sus políticas.

Por otro lado, la estrategia de Trump de participar solo en la campaña para senadores se ha interpretado como la confirmación de que su partido perderá la Cámara de Representantes, aunque el mandatario atribuye el hecho a razones prácticas en vista de que el número de diputados es mucho mayor que el de los senadores.

En las elecciones del 6 de noviembre, los estadunidenses votarán para elegir 435 miembros de la Cámara de Representantes, así cómo 36 de los 100 senadores, al igual que 36 gobernadores, y cientos de miles de cargos estatales y locales.

Los republicanos mantienen por ahora el control de las dos cámaras, aunque los 247 escaños que ocupan en la cámara baja les confieren un control más efectivo que en el Senado, donde retienen 52 escaños contra 49 de los demócratas.

La pérdida al menos de la Cámara de Representantes permitirá restaurar la función del Congreso como contrapeso institucional, pues los republicanos han abandonado por completo esta responsabilidad, por complacencia hacia el mandatario, o temerosos del peso y la influencia que éste ejerce entre su electorado.

 

Enlace Informativo